CASTILLO DE BALBOA

La primera referencia documental de la fortaleza aparece en una escritura de compra-venta fechada en el año 1260, según cita Santiago Taladrid para considerar la mención como la prueba de que era un "hito importante en la organización territorial y un centro de poder" también para sus propietarios, el linaje Valcarce-Balboa.

El asentamiento que tiene forma alargada con dominio del eje este-oeste, presenta elementos de delimitación bien marcados: al Oeste se documentaron cuatro fosos alguno de ellos de considerables dimensiones, mientras que al este se pierden, en esta zona y bastante alejados del recinto principal se documentan otros dos pequeños fosos, por último al Sur la acentuada pendiente natural del terreno es la que cumple esta función. A continuación de los fosos se dispone un terraplén que presenta restos de derrumbes que podrían corresponderse con la muralla.

Se trata de una construcción prismática de planta prácticamente cuadrada delimitada por gruesos muros de cantería con argamasa de cal, que se levantan hasta una altura aproximada de 15 metros, con la presencia de mechinales y repisas que muestran la presencia de tres niveles de forjados interiores, quedando una reducida superficie útil interior de unos 15 metros cuadrados. El aljibe es uno de los elementos básicos del castillo y se ubica adosado al norte de la torre.

Junta de Castilla y León Fonodo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural LEADER Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación Grupo de Acción Local Zona Centro de Valladolid

OTRAS FORTALEZAS DE LA COMARCA

Castro Bergidum

Villafranca del Bierzo, León

Castro de Chano

Peranzanes, León

Castillo de Cornatel

Priaranza, León